EDWARD HOPPER, UN MAGISTRAL RETRATO DE LA VIDA CONTEMPORÁNEA DONDE LA SOLEDAD ES LA ÚNICA REALIDAD.

August 18, 2017

Nighthawk, Oleo en tela, 1942, Art Institute of Chicago

 

Edward Hopper (1882-1967) fue el pintor norteamericano, realista por excelencia,  que retrató soberbiamente la vida en soledad. Si bien tuvo ocasión de salir de su país para visitar Europa y encontrar allí las obras de quienes serían sus referentes en pintura –Manet y Monet-, lo hizo solo en una ocasión, ya que su vida transcurrió en el Estado de New York, viviendo en Manhattan, y viajando hacia el norte del río Hudson en busca de espacios donde descansar.

 

Su esposa, Josephine Nivison conocida como Jo Hopper, fue su musa y posó en la mayoría de sus cuadros. Se habían conocido en la New York School of Art y se casaron poco después de egresar en el año 1923. Alternaron su estadía en Manhattan en el barrio Washington Square con vacaciones en Cape Code, viajando en tren, visitando bares, hospedandose en pequeñas cabañas. Una vida de pareja casi solitaria que se ve reflejada en el gesto pictórico del artista.

 

 

Quizás sea esta vida la que hizo que cada una de sus pinturas sean para nosotros escenas de una película, donde el límite entre lo visible y lo sugerido está dado por sombras imperceptibles de singular combinación en el espacio.

 

Entre febrero y mayo del 2009, el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid llevó adelante una exhibición con obras de su colección permanente titulada La sombra. Allí fueron analizados varios aspectos de sus pinturas y fotografías. Dentro de la selección se encontraban dos obra de Hopper: Habitación de Hotel y Muchacha cosiendo a máquina, a las cuales se las describe como una la combinación de escenas cotidianas de la vida en soledad.

 

En 2014 se estrenó Shirley: Visions of Reality, un film del director Gustave Deuthsch en el cual se relatan historias a partir de trece obras de Hopper. Las mismas –de una actualidad y vigencia notable- refieren a este estado de soledad que el individualismo impone como norma en la vida contemporánea. Principalmente en los cambios de los estados de ánimo de sus personajes ante el vacío existencial de sus vidas.

 

 Shirley: Visions of Reality, 2014, Gustave Deutsch

 

Hopper abarca dos ámbitos muy diferentes en sus pinturas: los paisajes despojados y los ámbitos privados representando en ambos situaciones de inmensa soledad. 

El magistral uso de la luz -sea ésta artificial o del sol- define los lugares moldeando el estado de ánimo de sus obras.

 

Tal es el caso de la obra Casa al costado del ferrocarril, donde el resplandor de la tarde invade la gran casa victoriana frente a las vías del tren. El Museo de Arte Moderno de New York, considera que “su arquitectura anticuada y la falta de sentido de ocupación implican que la casa puede ser una reliquia de la tradición, solitaria y olvidada en el empuje hacia la urbanización y el progreso, como sugiere la vía férrea”.

 

Sin embargo, esta imagen fue retomada en dos ocasiones con un sentido muy diferente. La primera en el cine, ya que es la casa que reconstruyó Alfred Hitchcock para su famosa película Psicosis. Allí ubicó el lugar de residencia de su personaje principal, quién podía ver desde su ventana el motel que administraba. Según Rafael Vidal Sanz, a lo largo de varios films, Hitchcock utiliza las obras de Hopper para resignificar las conductas de sus personajes y relacionarlos con sus respectivos comportamientos psicológicos. Y lo expresa con el siguiente ejemplo: “las escaleras de dentro sirven para dividir el espacio en las tres entidades de la mente definidas por Freud, tal y como señala Slavoj Zizek: el piso de arriba es el superyo (el gobierno de la madre), la planta que da a la calle es el yo (Norman Bates estable) y el piso de abajo es el ello (el inconsciente de Norman Bates)”.

 

No podemos precisar si en la construcción de sus obras, Hopper tuvo intención alguna de manifestar estas relaciones entre espacios, arquitecturas y comportamientos, pero sí estamos en condiciones de afirmar que el artista siempre tuvo la sensibilidad de captar lo profundo de los comportamientos humanos.

 

Psicosis, Alfred Hitchcock, tráiler subtitulado, 1960

 

La segunda ocasión en que la imagen de la Casa al costado de la vía del tren fue retomada fue durante el verano de 2016. Allí, la más codiciada de todas las instalaciones en la ciudad de New York al aire libre, The Roof Garden Commission, fue encargada a la artista Cornelia Parker; quien en la terraza del Metropolitan Museum reconstruyó la emblemática casa dándole una vuelta de tuerca más, al unir la materialidad de la misma con otra obra de Hopper, Los graneros de Cobb.

 

Cornelia Parker tomó la estructura original de un granero de la ciudad de Schoharie en el Estado de New York, lo trasladó a Manhattan donde en un taller ubicado en Long Island trabajó en la reconstrucción de la casa que tituló “Transitional Object - PsychoBarn”. Como lo sugiere en el título, Parker reconoce la influencia tanto del artista Hopper como del director de cine Hitchcock. Del director del film, tomó el ángulo original y del pintor la idea de esta casa en un lugar totalmente inesperado, reproduciendo el extrañamiento que sus pinturas transmiten al espectador.

 

 The Roof Commission, Transitional Object PsycHoBarn, Cornelia Parker, Metropolitan Museum, New York, 2016

 

Hopper es reconocido por su calidad pictórica, su sensibilidad para retratar los estados de ánimo de sus personajes, su paleta y su fuerte convicción. Lo particular de su pintura fue apreciado en la etapa madura de su vida en dos ocasiones con exhibiciones retrospectivas en el MoMA y el Whitney. Luego su obra fue desestimada y antes de fallecer perdió el favor de los críticos de arte, quienes se inclinaron hacia la abstracción dejándolo en un injusto olvido por décadas.

 

Hopper vivió de las ilustraciones hasta los últimos días de su vida, prueba de ello es el comprobante de pago por una de sus obras más emblemáticas –Halcones Nocturnos- donde se advierte el valor de la obra, los descuentos de comisión por venta, y lo que finalmente llegaría a manos del artista en 1942.

 

En 2013, sus obras alcanzaron un valor superior a los U$S40.000.000.-, quizás porque hoy valoramos a quien nos mostró tempranamente lo desolado de nuestra vida en sociedad.  

 

 

 

 

 

REFERENCIAS:

 

https://www.youtube.com/watch?v=Z3FqL45ZRQQ

Selección de 76 obras representativas de Edward Hopper, Poesía eres tú, 2015

 

https://www.youtube.com/watch?v=rcQ4JKxxukY

Shirley: Visions of Reality, 2014, Gustave Deutsch

 

http://extracine.com/2012/09/edward-hopper-alfred-hitchcock-influencia

La influencia de Edward Hopper en el cine de Alfred Hitchcock

 

https://www.youtube.com/watch?v=sifBPSaJjfE

The Roof Commission, Transitional Object PsycoBarn, Cornelia Parker, Metropolitan Museum, New York, 2016

https://en.wikipedia.org/wiki/Nighthawks#/media/File:Nighthawks_invoice_Ed_Hopper_1942.jpg

Recibo por la venta de la obra Nighthawks, 1942

 

FUENTES:

La sombra, Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid 10 de Febrero 2009

The Roof Garden Comisión, Cornelia Parker, Metropolitan Museum, 2016, NY

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload