SON REALIDADES QUE PASAN


Mi abuela fue la menor de una familia integrada por diez hijos, muchos de los cuales -víctimas de la fiebre amarilla- no llegaron a la edad adulta. Ninguno de ellos terminó una educación formal. El despotismo de mi bisabuelo hizo que esto fuese así. Quizás por eso mi abuela siempre me decía: “no te cases, estudiá... vos tenés que estudiar”. Ella me contó que pudo aprender a leer escondida entre los perales de la casa de Concordia, hasta que a los nueve años su padre la castigó tan fuertemente que no se animó a volver a esconder un libro durante el tiempo en que vivió con su familia. La relevancia que le daba a la literatura residía en su nombre: Elizenda. Nombre que había elegido su madre, inspirado en la heroína de una novela por entregas que la acompañó durante su embarazo.


Al cumplir nueve años recibí el primer libro que me vinculó con el arte. Se trataba de un cuento infantil ilustrado con pinturas de Van Gogh. Desde entonces, mirar las estrellas se transformó en uno de mis hábitos favoritos: tanto en la ciudad como en el campo, cerca de las tres de la madrugada trato de encontrar el cielo azul de La noche estrellada.


Entiendo que la lectura, el cielo y el arte no solo me llevan a ser lo que soy, sino que se manifiestan en múltiples escenarios de la vida abriendo interrogantes que no siempre puedo comprender.


La performance es la disciplina que incorporé más recientemente a mi trabajo curatorial, con la intención de conocer de qué modo atraviesa un artista esa experiencia y qué espera que el público perciba durante la misma.


Acercarme a la obra de Susana Perrottet fue mucho más que leer sobre sus sueños, recorrer sus dibujos y escuchar sus relatos; fue por sobre todas las cosas profundizar sobre la percepción, sus posibilidades, sus límites y encontrar en su visión del mundo un territorio sin fronteras.


Centrada en el concepto del tiempo (el pasado y el futuro) Perrottet otorga la misma relevancia a la percepción de lo material como de lo inmaterial -sueños y visiones-. Es allí donde el lenguaje de la performance le permite expresarse plenamente. Porque en ella hay algo de ritual reiterado que la acerca a su Lima natal, en un acto de transferencia donde confluyen saber, memoria y sentido de identidad.


Entre quienes admiran la obra de Perrottet, los hay que afirman que necesitó del arte para resolver la antagonía de las ciudades que habita alternadamente. En mi opinión este planteo geográfico le permitió explorar lo sentimental y lo intelectual, atribuido a Lima y Zurich respectivamente. Como los druidas, Perrottet puede parecer mágica a simple vista, pero su sólida formación académica le permite navegar las aguas controversiales del arte contemporáneo aún trabajando en inquietudes como la migración de las almas.


Coincidimos en que nuestros ancestros viven en nosotras, y sentimos que sus sueños y sus deseos se prolongan a través nuestro. En mi caso, esta certeza se traduce en una necesidad de leer, estudiar y entender todo lo que me rodea. En el caso de Perrottet encuentro que su elección de la performance continúa en la línea del misterio del ritual de la danza, el vínculo entre intérprete y espectador que constituyen esa unidad social señalada por Rudolph von Laban.


¿Estaremos destinados cada uno de nosotros a completar lo que nuestros predecesores han comenzado, signando así nuestro rol en la construcción de un saber universal? Creo que sí. Creo fervientemente que es así. Creo que hoy Susana Perrottet recoge el guante que nos legó Hildegarda de Bingen para proponernos dejar de lado nuestro límite mortal y experimentar la posibilidad de habitar tiempo y espacio mientras nos devela el peso corpóreo de la luz.





Sueñografías, Susana Perrottet, Kunstraum Baden, 2011

“La noche estrellada” Vincent Vang Gogh, Oleo sobre tela, Junio 1889, actualmente MoMA New York

La política de la palabra performance, Performance, Diana Taylor, Asunto Impreso Ediciones, 2015

Druidas: magos y brujos en el imaginario colectivo, en realidad filósofos y teólogos de exigente educación que adquirieron prestigio en la antigua Galia

Primitive Mysteries, Merce Cunningham The modernizing of Modern Dance, Roger Copeland, Routledge, New York, 2004

Hildegarda de Bingen, 1098-1179, abadesa, científica, visionaria, médica, poetisa, compositora, consejera política y podría considerarse sexóloga y protofeminista. 7 Libro de las causas poema de Diego Roel publicado en Vía Lucis, Editorial Dock, 2015

Los pájaros vuelan diferente – Still animación Dreamality, Dibujo animado, 2011. Susana Perrottet