AGUAS BRAVAS

“Todo artista ha sido influido por otro y muestra las huellas de esa influencia en sus obras; pero lo que importa para nosotros es sólo su personalidad.”

Ludwing Wittgenstein

Quizás por la intención de algunos de transformar el arte en espectáculo se haya perdido esa capacidad de contemplación que disfrutábamos previo a la aparición del llamado mercado del arte. Siendo que descubrir la obra de un artista requiere una franca y desinhibida predisposición, prejuicios tales como currículum o formación previa no debieran interferir en esta acción.


De modo que aquí, lo primero que se propone al visitante es dejar en el acceso de la Galerie Argentine todo aquello que impida disfrutar de una expresión artística. Si está de acuerdo, recorremos la sala junto a él y le otorgaremos algunas pistas que estimamos valiosas para su experiencia.


Ante todo, el invitado debe saber que Ariel Godoy se expande a través de sus pinturas, le asigna un lugar destacado a su Nogoya natal -donde los frescos de la Basílica Santuario Nuestra Señora del Carmen le dejaron profunda huella-; y delimita el espacio pictórico a través de la distancia exacta que abarcan sus brazos extendidos, lo que constituye per se una imagen poética de completa entrega ante la obra


Rodeados de lecturas filosóficas y en permanente reflexión sobre la pintura, sus más recientes trabajos denotan -a través de la presencia de color rojo- su voluntad de unir filosofía y pintura en una misma expresión. A veces sutil y otra más contundente, el rojo funciona naturalmente como conector para el recorrido que proponemos. Pero este color es principalmente aquello que Wittengstein señalaba como “personalidad” que en Godoy se traduce como una intensa expresión.


Les dejamos libres y en condiciones de navegar Aguas Bravas. Disfruten la experiencia con la certeza que esta conexión plástica alimentará vuestro espíritu del único modo en que una obra de arte puede hacerlo: con vuestro permiso.





Nogoyá (Entre Ríos, Argentina) debe su nombre al Arroyo Nogoyá que en lengua chaná significaría aguas bravas

Ludwing Wittgenstein, Diarios Conferencias, Observaciones diversas. Cultura y valor. 1932-1934. Editorial Gredos, Madrid,2009.