COMPARTIR EL PARAISO


“Ahora son Ustedes los que tienen que defender los colores” Luis Wells



¿En qué lugar de una obra reside la huella del maestro?

A simple vista puede ser solo un detalle sútil. Sin embargo, en cada artista quedan las reflexiones, el tiempo compartido, el espacio habitado y el afecto construido. Afecto que a lo largo de los años mantiene la cercanía pese a que los caminos se abren ante cada uno de ellos. Afecto, profundo y honesto, que se transforma en un respetuoso e invisible lazo que los une más allá del tiempo y la distancia.


Luis Wells (Buenos Aires, 1939) ha creado a lo largo de los años distintos espacios de encuentro y formación que hoy son descritos por alumnos y asistentes como irrepetibles y fundamentales en sus vidas. Allí residía el paraíso: jazz, plantas y té rodeaban a un artista que intervenía sin interferir y que se entusiasmaba con el trabajo de los otros infundiendo algo de certezas en quienes aún no las vislumbraban en sus producciones.


“Somos parientes” señala Wells para resumir el vínculo que lo une a cada uno de ellos -que se extiende también para ellos entre sí-. Transformar un espacio expositivo para acoger las producciones del maestro, sus alumnos y sus asistentes, es la premisa que nos proponemos en la Compartir el Paraíso. Compartir el paraíso del espacio creativo que no reconoce de locación exacta ni de tiempo preciso, sino que reside en el interior de cada uno de ellos y que traeremos a El Local -donde estableceremos a modo de laboratorio- el inicio de esta experiencia que aspira a ser un recorrido federal.


En el hacer, artistas y docentes encuentran sus obras. Las búsquedas de materiales, las investigaciones sobre las técnicas y el descubrimiento de los espacios donde aplicarlas construyen sus obras. Vale decir que es allí donde acontecen.

Y es aquí donde el camino de Wells enriquece los caminos de sus parientes artistas. Viaja, trabaja, proyecta, colabora y abre caminos a obras que desafían las convenciones de tiempo y lugar.


Carlos Segovia, Diana Hanna, Hernán Salvo, Hernán Torres, Inés Daluz, Jerónimo Veroa, Pablo Dompé, Santiago Contín y Susana Vazquez, son los parientes que iniciarán la reconstrucción de ese paraíso que supieron compartir -en distintos momentos y lugares- con Wells. El Maestro por su parte, los inspirará desafiando con sus nuevas producciones las dimensiones del espacio expositivo.


Nuestro laboratorio iniciará en el barrio de La Paternal -CABA- en El Local, donde los artistas plantearán las obras que se expandirán en el espacio del museo. Nos proponemos un escenario de ensayo para explorar las posibilidades de diálogo y reflexión que crezcan en solidez y dimensiones al momento de llegar a Córdoba -actual residencia de Wells- y de allí hacia cada sitio que enriquezca este camino artístico.


Tomando las palabras de Wells, defendemos los colores abriendo la mirada a las obras y propiciando una visita al paraíso.



Cecilia Medina