CUANDO MIS PIES VUELVAN A RECORRER EL CAMINO A GANGNEUNG


Shin Saimdang es reconocida por su rol fundamental en la educación del erudito confuciano Yi I. Antes de convertirse en madre, tuvo acceso a una educación que en el periodo Joseon estaba reservada solo a los varones. En los años de estudio su inspiración era su jardín y su tiempo transcurría observando la naturaleza. Fue artista, poeta y calígrafa. Su imagen ocupa el billete de mayor valor en Corea: es la única mujer en llegar a este espacio de circulación masiva y junto a su hijo constituyen el único caso en el mundo donde una madre y su hijo forman parte de los billetes de un país.

Las pinturas de Shin Saimdang son tan extraordinarias como su vida. En la construcción de estas sofisticadas y delicadas obras, ella incorporó todos los elementos de la naturaleza: flores, frutas e insectos componen un estilo reconocido como Chocungdo (Grass and Insects) el cual destaca la relevancia de cada uno de los actores para sostener el equilibrio en la naturaleza.

Los artistas Adriana Antidin, Gabriela Soria, Milca Ronzoni, Pilar Lucero, Silvina Cerminara y Santiago Estellano entablan un poético diálogo desde un mundo contemporáneo con la mirada Shin Saimdang sobre la naturaleza. Más allá del tiempo y de las distancias, el arte nos permite contemplar en sus búsquedas las mismas inquietudes y de algún modo desandar ese camino a Gangneung.