LA SALA RESERVADA


Venus von Willendorf - Museo de Historia Natural de Viena




El 8 de agosto de 2019 el diario ABC anunciaba el fin de la disputa entre un profesor francés y Facebook, luego que desactivaran su perfil en 2011 a causa de la publicación de la imagen de la obra de Gustave Courbet “El origen del mundo”.

Desde siempre, Facebook se ampara en que sus reglas prohíben las publicaciones que contienen desnudos, aunque se trate de una de las pinturas consideradas patrimonio cultural francés.

Luego de pretender sin éxito llevar el caso a California, Francia se declaró competente para que el juicio se celebre en su territorio, y si bien señaló que Facebook había incurrido en un error al cerrar el perfil de Durand-Baïssa -atento a que no le impidió abrir otra cuenta-, no le reconoció al demandante derecho a resarcimiento económico.




Origen del mundo - Gustave Corbet - Diario ABC


Un año antes de este fallo, Facebook censuró la imagen publicada en el perfil del Museo de Historia Natural de Viena. Esta vez se trató de la Venus de Willendorf la famosa pieza paleolítica de piedra caliza de apenas 11 centímetros de altura. Ya habían censurado a The Leopold Museum con las obras de Egon Schiele. De modo que los museos vieneses tomaron una decisión: mudaron la difusión de estas obras a una plataforma donde la desnudez de los cuerpos de las obras de arte no fuese un problema para su contemplación. De la mano del Consejo Turístico de Viena los museos desembarcaron en OnlyFans, y lo anunciaron de esta manera: “Las estatuas y las obras de arte mundialmente conocidas que representan desnudez han sido colocadas en una lista negra por los canales de redes sociales y su reproducción ha sido bloqueada y censurada por un algoritmo… Ahora, las obras de arte completas, como por ejemplo nuestra "Venus von Willendorf" de 29.500 años de antigüedad, pueden ser admiradas sin censura en OnlyFans.” El posteo con este texto que hicieron en Facebook está acompañado por la imagen de la venus con franjas negras cubriendo su desnudez.




Venus von Willendorf - Museo de Historia Natural de Viena (de su cuenta de FB)


OnlyFans es una plataforma cuyos contenidos son creados por usuarios que pueden cobrar directamente por ellos a través de quienes se suscriben a su perfil con un pago mensual o con pagos por visión. En el caso de los museos de Viena, la decisión es que el costo mensual será retribuido con la entrada sin cargo al museo o la extensión de una tarjeta gratuita Viena City Card.


¿Se suscribirá alguien a una plataforma para pagar por ver la imagen de las pinturas de Schiele o la afamada Venus? ¿Es acaso esa la solución a la censura que Facebook impone a través de su algoritmo decoroso?


Es curioso que en la definición del término algoritmo la palabra que justifica su razón de ser es “problema”. Según la Real Academia Española, el algoritmo es un conjunto ordenado y finito de operaciones que permite hallar la solución de un problema. ¿Es la desnudez entonces un problema?


En 1989 Guerrilla Girls se preguntaron si las mujeres tienen que estar desnudas para poder estar en un museo. Ante el pedido de diseñar un cartel para Public Art Fund, aprovecharon la ocasión de poder llegar a una gran audiencia y decidieron analizar la cantidad de obras con cuerpos femeninos desnudos y la cantidad de artistas mujeres cuyas obras estuviesen exhibidas. La fundación consideró que no era clara la propuesta y llevaron adelante el proyecto como una publicidad en los colectivos locales. El resultado fue el siguiente: solo el 5% del total de las obras exhibidas en el Metropolitan Museum de Nueva York corresponden a artistas mujeres, mientras que el 85% de las obras representaban cuerpos femeninos desnudos. Este análisis fue repetido por GG en 2005 y en 2012. El resultado se modifica desfavorablemente: ahora solo el 4% de la autoría de las obras corresponde a artistas mujeres.




Guerrilla Girls, 1989


A principios de este mes WhatsApp, Facebook e Instagram protagonizaron una caída a nivel mundial prolongada en su sistema. Este hecho coincidió con las denuncias publicadas en The Wall Street Journal con testimonios donde las autoridades de Facebook reconocen en documentos internos que Instagram es tóxico para los adolescentes. Y también en la misma semana, tuvo lugar la declaración de una ex empleada de la misma empresa Frances Haugen quien aseguró ante los miembros del Congreso de los Estados Unidos que Facebook sabe que si hace seguro el algoritmo pierde dinero, concluyendo en que por lo tanto “financian sus beneficios con nuestra seguridad”.


Vale decir que no hay dudas respecto a la toxicidad de la vida digital que nos imponen estas plataformas. Sin embargo, la dependencia es de tal magnitud que en las horas del día 4 de Octubre en las cuales no había forma de utilizar las redes sociales, ninguna persona pensó que ese instrumento tecnológico que tenía entre sus manos era también un teléfono y que en lugar de depender de un chat, podían llamar y hablar con la persona que necesitaban establecer contacto. Sí, la extrañeza que produce el escuchar el sonido de la campanilla de un teléfono cuando no se trata de un chat es inaudita.


La artista Clarity Haynes escribió para Artnews un interesante artículo a propósito del mencionado apagón global y sobre lo que a su parecer es el verdadero problema con Instagram. Comenzó citando el término glitch que en ámbito de la tecnología es reconocido como falla/error, señalando que es importante reconocer el rol que Instagram ha tomado en la construcción de sentido de comunidad y el modo en que para algunos se ha transformado en un fuente de trabajo. Claramente, las plataformas pueden ser utilizadas de un modo constructivo, pero se deben navegar al mismo tiempo las aguas de la censura al momento de mostrar los trabajos artísticos. He aquí el dilema. Haynes hace un llamado a la acción y la reflexión sobre los alcances presentes y futuros que esta situación tiene y tendrá sobre las obras de arte.


Al menos en Viena se ha dicho basta. Quizás no sea la mejor opción, pero es una alternativa concreta que habilita la visualización de las obras de arte sin prejuicios. Y un llamado de atención a la pasividad y resignación con la cual una amplia mayoría acepta calladamente la censura a las expresiones artísticas basadas en el criterio de un joven de Harvard que creó una herramienta para hacer amigos.


De cierto modo, OnlyFans es una versión digital de La Sala Reservada; aquella que los prejuicios de la religión y las convenciones sociales impusieron a la corona española durante varios siglos y que acogió en paredes restringidas al público general las obras maestras de Durero, Poussin, Van Dyck, Brueghel el Viejo, Tintoretto, Brueghel el Joven, Rubens y Tiziano, entre otros.

La Sala Reservada del Museo del Prado era inaccesible, ya que se manifestaba como “soberana voluntad de Su Majestad que de ningún modo se coloquen a la vista del pueblo aquellos que por razón de poca decencia de sus objetos y demás circunstancias que reúnan merezcan ponerse en sitio reservado”




Susana y los viejos - Tintoretto - Colección Museo del Prado


Los siglos pasan y los cuerpos desnudos de las mujeres siguen siendo conflictivos para toda la sociedad. El que dice que hemos evolucionado se equivoca, estamos en lo más oscuro de la Edad Media. Solo que esta vez no es la religión la que impone las reglas, tampoco son los prejuicios sociales. Esta vez, se trata de un algoritmo que, como era de esperar, responde a intereses por fuera del arte.



Cecilia Medina





REFERENCIAS

https://www.abc.es/cultura/arte/abci-final-feliz-para-disputa-entre-facebook-y-usuario-compartio-imagen-origen-mundo-201908080108_noticia.html

https://es.wikipedia.org/wiki/El_origen_del_mundo

https://es.wikipedia.org/wiki/Venus_de_Willendorf

https://www.facebook.com/Naturhistorisches.Museum.Wien/photos/a.328292370271/10159256112100272/

https://www.guerrillagirls.com/naked-through-the-ages

https://elpais.com/tecnologia/2021-09-15/facebook-admite-en-documentos-internos-que-instagram-perjudica-la-autoestima-de-muchas-jovenes.html

https://elpais.com/tecnologia/2021-10-04/la-garganta-profunda-de-facebook-da-la-cara-financian-sus-beneficios-con-nuestra-seguridad.html

https://www.museodelprado.es/aprende/enciclopedia/voz/sala-reservada/91593a25-dd47-40c5-95b6-6a2f709155d2